Noticias

4 consejos para lavar tu carro tú mismo 04/05/2022

¿Estás pensando en comprar un auto o ya tienes uno pero no sabes cómo mantenerlo limpio sin dañarlo? Sabemos lo importante que es un buen lavado para ayudarte a disfrutar de tu carro, y también entendemos que no todas las personas confían en los autolavados para realizar este trabajo. ¡Por fortuna, puedes lavarlo en casa!

Una manguera, un poco de jabón, un par de guantes de limpieza para autos y unos cuantos cubos de agua pueden ser suficientes; sin embargo, hay algunos factores que debes considerar antes de empezar a limpiar. Por ello, a continuación te daremos 4 consejos para lavar tu carro tú mismo.

1. Escoge una buena ubicación

Al lavar tu auto en casa, evita colocarlo bajo la intensa luz del sol o con calor directo, ya que el jabón se secará antes de que puedas retirarlo. Procura lavarlo a primera hora de la mañana o al final de la tarde, y no lo hagas cerca de una carretera polvorienta o debajo de un árbol, donde pueden caer ramas, insectos y hojas que se peguen al carro.

Asegúrate de que tu manguera tenga una boquilla con suficiente presión para rociar el auto y te permita detener el flujo de agua cuando lo desees. De esta manera, no estarás dejando correr el agua durante todo el proceso.

2. Céntrate en las ruedas

Comprueba que tu vehículo esté completamente apagado y que las llantas estén frías al tacto. Estas contienen la mayor parte de la suciedad y los residuos, por lo que debes limpiarlas primero. A continuación, te explicamos cómo hacerlo:

  • Con una manguera a presión, rocía agua sobre las llantas. Luego, utiliza un limpiador para los aros. Puedes comprarlo o crear uno casero; solo necesitas llenar un cubo de agua caliente y añadir una cucharadita de lavavajillas. Recuerda que esta solución es solo apta para los aros.
  • Utiliza un trapo o una esponja para limpiar el borde exterior de la llanta. Frota hasta que toda la grasa desaparezca de la superficie metálica. Después, limpia el interior. Intenta utilizar un cepillo de dientes viejo para llegar a los puntos difíciles.
  • Pulveriza alrededor de los huecos de las llantas, así como la parte baja del carro para eliminar el polvo de los frenos y la suciedad producto de los viajes por carretera. Limpia las ruedas con un limpiador especial para llantas; algunos limpiadores funcionan mejor con ciertas pinturas y normalmente puedes encontrar esta información en el manual del fabricante. No querrás dañar tus ruedas si utilizas el producto equivocado.
  • Una vez que hayas terminado con cada una de las llantas, aparta el trapo o esponja que usaste para limpiarlo; no querrás utilizarlo en el resto del auto o te arriesgarás a transferir toda la suciedad y a rayar la pintura.

3. Prepara y enjabona el auto

Otra de nuestras recomendaciones para lavar tu auto es chequear que el agua llegue hasta las grietas y hendiduras. Utiliza la manguera para mojar todo el vehículo y eliminar la suciedad superficial. Luego, prepara dos cubos de agua, pues en uno de ellos verterás el limpiador.

Un limpiador doméstico podría quitar la cera de la pintura o dañar el acabado, así que utiliza una solución de limpieza específica para autos. Esto permitirá que el agua se escurra, lo que hará que el proceso de secado sea más rápido y reducirá la probabilidad de que aparezcan manchas de agua.

Cuando llenes los cubos, sigue las instrucciones del limpiador para utilizar la cantidad correcta de solución. Utilizarás el cubo jabonoso para enjabonar los guantes de microfibra, y con el cubo de agua enjuagarás la suciedad y los restos del guante tras terminar de limpiar cada zona. Es importante que el guante esté libre de suciedad o podrías rayar la pintura mientras limpias.

Debes lavar el auto por secciones. Empieza por el techo y dale una pasada con jabón. No intentes restregar o frotar la suciedad. Cuando termines cada sección, aclara esa zona para que el jabón no se quede ahí. Limpia la parte trasera del auto al final, ya que aquí se acumula mucha suciedad.

Te puede interesar: 10 cosas sorprendentes que pueden dañar la pintura de tu auto

4. Enjuaga y seca

Una vez que hayas lavado cada sección del auto, retira la boquilla de la manguera y deja que el agua fluya libremente para enjuagarlo por completo. Siempre que vayas a lavar tu carro por tu propia cuenta, debes empezar por la parte superior, bajando poco a poco y asegurándote de no dejar restos de jabón.

El último paso es utilizar una toalla seca o un paño de microfibra para secar el carro con suavidad y a fondo. Evita las toallas domésticas y utiliza el paño sin frotar ni presionar. Exprime el agua del paño cuando sea necesario, y seca hasta que tengas un acabado sin rayas y brillante.

Es inevitable que tu auto se ensucie minutos después de haberlo limpiado, ¡así que no te estreses! Tal vez estés exhausto, pero lo mejor que puedes hacer en esos casos es encargarte de las manchas inmediatamente para no tener que lidiar con sus consecuencias en el futuro.

¡Ahora sabes cómo lavar tu carro tú mismo! Esperamos que este artículo haya sido de ayuda. Asegúrate de seguir estos sencillos consejos y verás que lavar tu auto en casa es mucho más sencillo de lo que parece.

En KIA PERÚ, ofrecemos SUVs, sedanes, hatchbacks, SUVs compactas y MPV que cumplirán con todas tus necesidades de manejo. Para conocer más de los modelos que brindamos o recibir cotizaciones, comunícate con nosotros.

¡Felicitaciones por haber ganado el premio!
Por favor, revise su correo electrónico para más detalles.
Lista de ganadores

Nombre, correo electrónico y número de teléfono del ganador